Factoring

Es la operación de cesión de crédito que tienen las empresas para así adelantar el mecanismo de cobro y lograr liquidez de manera inmediata. Existen diferentes tipos: En función de quien asume el riesgo del impago de la factura, está el factoring con recurso y sin recurso, en función del número de clientes, está el factoring con globalidad, (abarca la totalidad de las facturas que la empresa emite a uno o varios clientes) y factoring sin globalidad (sólo incluye una parte de las facturas), en función del ámbito geográfico en el que se desarrollan las operaciones, factoring nacional o internacional, en función de si se realiza notificación al deudor, factoring con notificación (al cliente se le notifica que para saldar la deuda tendrá que realizar el pago a la entidad financiera) y factoring sin notificación, en función del importe del anticipo, factoring con anticipo total (cuando se adelanta el importe total de la factura) y factoring parcial (parte de la factura).

Factura multidivisa

Es el documento contable referido a una transacción comercial entre dos partes, pero en una moneda extranjera. Tiene la misma validez que una factura en moneda de curso legal. También debe contener ciertos detalles que aseguren el proceso contable y la debida declaración de impuestos que son: la moneda en la que se realizó la transacción, el código ISO y el tipo de cambio utilizado y la fecha correspondiente. 

Factura simplificada

Es un tipo de factura que es admitida por la Agencia Tributaria bajo distintas circunstancias. Antes se conocía como tique de compra. La factura simplificada solo puede aprovecharse en determinadas situaciones: el importe máximo no debe superar los 400€ con el IVA incluido y en determinadas operaciones, la cantidad máxima puede ampliarse hasta los 3.000€ con el IVA incluido.

Factura proforma

Es un documento informativo que recoge los datos de una factura, pero que no tiene validez fiscal ni contable. Sirve para informar y acordar las condiciones de la venta de nuestro servicio o producto a nuestros clientes. Una factura proforma es lo mismo que un presupuestos, pero a efectos legales, no se validan de la misma forma, es decir un presupuesto no tiene validez a efectos legales y una factura proforma si lo tiene.

Factura de proveedor

Es el documento mercantil que se utiliza para justificar la venta de un producto o servicio a un cliente. Hay varios tipos de facturas: Factura de contrato, Factura de tarea, Servicios de suministros y Orden de compra.

Fecha de vencimiento

Es el año, mes, día y hora límite para cumplir una obligación contractual. Es decir es la fecha límite de cobro de una factura. La fecha de vencimiento no es un parámetro obligatorio en la factura, aunque si es conveniente fijar dicha información.

Factura electrónica

Es una factura que se expide y recibe en formato electrónico. Tiene los mismos efectos legales que una factura en papel. Existen dos tipos de facturas electrónicas: facturas electrónicas con formato estructurado, son aquellas que contienen datos y pueden ser generadas automáticamente por los sistemas informáticos de facturación del emisor y ser tramitadas de forma igualmente automatizada por los sistemas informáticos de pago y contabilidad del receptor, como por ejemplo EDIFACT y facturas electrónicas con formato no estructurado, son aquellas que consisten esencialmente en una imagen, lo que implica que su procesamiento para introducirlas en los sistemas informáticos del receptor requiere una intervención manual o un proceso costos que no suele estar automatizado, como el reconocimiento óptico de caracteres. Estas serían facturas en papel escaneadas y los ficheros PDF.

Factura rectificativa

Es un tipo de factura que sustituye a una factura que contiene un error, por una devolución o para recuperar el IVA de una factura impagada. Antes de la reforma del Reglamente de Facturación del 2012, se llamaba factura de abono. Se debe realizar la factura rectificativa en el mismo momento que te des cuenta del error porque el plazo máximo para realizarla es de 4 años desde el devengo de la misma. Debe de tener su propia numeración, es decir no puede seguir la numeración de una factura ordinaria.

Factura intracomunitaria

Aparecen en operaciones en las que ambas partes actúan como empresarios o profesionales a efectos de IVA, y una de ellas se sitúa en un Estado miembro de la Unión Europea diferente a España. Al tratarse de una operación intracomunitaria, no se aplica el IVA, no obstante se ha de consignar la siguiente información: el NIF-IVA tanto del vendedor como del comprador. El NIF-IVA es un código de identificación fiscal, equivalente al NIF español.

Factura recurrente

Es aquella que se envía a un mismo cliente de forma continuada durante un período de tiempo determinado (el que dure vuestro contrato). Suelen estar asociadas a la domiciliación y el pago de servicios de manera repetida, con importes iguales o similares. Las ventajas de las facturas recurrentes son: ahorrar tiempo, automatizar tareas, evitar retrasos, evitar errores y eliminar tareas repetitivas. Es muy común emplearla en la prestación de servicios como por ejemplo: telefonía, electricidad, internet.

Factura-E

Es un formato de factura electrónica, que tiene que tener los mismos requisitos, funciones y consecuencias que una factura tradicional. La diferencia es que esta factura se crea y recibe por medios electrónicos. Si queremos facturar con este tipo de factura a otra empresa, ésta debe dar su consentimiento. Las ventajas que tienen son las siguientes: El ahorro en impresión y en el envío, ahorro de espacio, facilita el acceso tanto interno como el que pueden solicitar los auditores o inspectores de la agencia tributaria al registro de facturas y mayor seguridad.
Image

Golden Soft®️ Web Oficial.